Quienes somos
Foro

FRANQUICIAS PARA TIEMPOS DE CRISIS

Firma: Fco. PEREZ PABLOS

 

          Prenatal, Lee, Burger King, Coca Cola y tantas otras son establecimientos franquiciados. Es la franquicia, aquella fórmula mediante la cual una empresa, la otorgante (franquiciador), suministra a otra totalmente independiente, la concesionaria (franquiciada) previa remuneración, el derecho de explotación de una marca o fórmula comercial con objeto de vender productos o servicios especificos, asegurando igualmente la ayuda regular para garantizar una correcta explotación.

          Es el perfecto sustituto a la aventura empresarial que aisla al empresario agobiado por rentabilizar sus inversiones millonarias; el riesgo empresarial decae en picado con la franquicia y hará que el pequeño comerciante acceda a productos y servicios de inigualable calidad y mejor renombre, disponiendo de departamentos gigantescos de marketing, que le brindarán apoyo comercial y tecnológico en su propio beneficio, equiparándose en definitiva "su negocio" al de las grandes cadenas y firmas comerciales, que llevará a cabo generalmente en concesión exclusiva para determinada zona, conservando sus propios medios (local e instalaciones) y una cierta individualidad. En el intento perderá lógicamente autonomía e iniciativa, pero el soporte logístico de esas empresas, normalmente multinacionales de gran poderío económico, canalizarán al consumidor con astronómicas campañas de publicidad hacia el producto o servicio final.En el otro extremo, el otorgante franquiciador, además de la remuneración que le producirá pingues y suculentos beneficios dispondrá del privilegio únco de disponer de multitud de puntos de venta, sin los costes y la inversión que ello conlleva (trabajadores, decoración, mobiliario...) y dada la diseminación de las empresas verá irremedablemente fortalecida su inagen.

          El acceso a la franquicia, requiere medios de financiación propios y su cantidad dependerá de la acreditación, buen nombre y la reputación del producto o servicio ofrecido, el desembolso monetario oscila entre los tres y los ochenta millones de manera general usualmente habrá de aportarse también el local comercial. La franquicia hace acto de presencia en la práctica totalidad de los sectores económicos (industria, comercio, hogar, informática y un largo etcétera), distinguiéndose aquellas franquicias relativas a licencias de fabricación y las referidas a distribución. Obligan las primeras a la exigencia de que la fabricación del producto final se haga de conformidad y específicamente con los productos previamente seleccionados y que serán reconocidos por el consumidor en virtud de distintivos, emblemas y nombres comerciales; son las segundas, las ventas de producto que llevan a cabo las empresas concesionarias, a la que igualmente someterá e individualizará con sello propio. Otras veces, la franquicia, sólo consistirá en la utilización de una denominación comercial cuando de distribución, venta de bienes de equipo, o instalaciones industriales se trate.

          Las pautas de conducta para los concesionarios son férreas, es moneda común la inspección y vigilancia periódica con el objetivo de lograr que el producto o servicio sea el mismo en cualquier punto de venta. La uniformidad es la base de actuación del otrogante-franquiciador, que por ello impondrá sus reglas, marcará pautas, incluso cursará instrucciones para la estética y decoro de la ubicación del local. Es excesivo el calificativo de "verdugos del comercio" que alguien interesadamente airea, pues solamente pudiera aplicarse ese calificativo, en aquellos casos de prohibiciones límites; aquellas que contemplan la prohibición de traspasar, la imposición de fianzas astronómicas, rescisiones unilaterales...; en todo caso la última decisión supone una elección voluntaria no mediatizada de la empresa franquiciada.

          Estas acusaciones ociosas han de reducirse a sus justos términos, pues no es despreciable la revalorización de los locales comerciales aportados, así como una educación empresarial al cuidar el franquiciador muy mucho los adiestramientos en ventas, en personal, las motivaciones, salud laboral y lo que es más importante no hace falta el trascurso del tiempo para acreditar el negocio, lo será de forma inmediata pues la fórmula ha sido ensayada con éxito, asegurándose en base a ello una perfecta explotación. La remuneración a pagar, unas veces consistirá en una entrega única, conocida por Derecho de entrada y otras, se llevará a cabo en pagos periódicos correspondiendose con porcentajes sobre ventas, que serán liquidados, mensual, trimestral o anualmente.

          En España existen alrededor de 600 cadenas que aglutinan a más de 60.000 establecimientos, estado asegurado el crecimiento, al verse fortalecido por UEE. No puede contemplarse franquicia como panacea, pero si es beneficiosa su fórmula, al dar respuesta a la apremiante necesidad de crear espacios mayores de venta con producciones masivas y logra una adecuada distribución de bienes y servicios.

          En tiempos de crisis la franquicia puede ser un excelente negocio.

 

 

 
Website perezpablos.com - © Diseño web MultiMedia Team